Cierrapuertas

Cuando necesitas que una puerta se cierre sola al pasar, sin ningún tipo de asistencia manual, lo que estás buscando es comprar cierrapuertas. Se trata de las herramientas más fáciles y simples para asegurarse de que todas las puertas queden cerradas. Especialmente aquellas donde el paso de personas es muy continuado.

Son muy útiles para cafeterías, centros comerciales, tiendas, o para cualquier sito con un flujo de entradas y salidas muy elevado. Si tu local requiere de mantener la puerta cerrada siempre, aquí podrás encontrar los mejores cierrapuertas de calidad. Todos pertenecientes a primeras marcas como TESA y ASSA ABLOY.

Filtros activos

¿Qué son los cerradores de puertas?

Son mecanismos utilizados para mantener la puerta cerrada. Contribuyen a la mejora del control de acceso que suelen instalarse en comercios, espacios públicos e incluso las zonas comunes de edificios comunitarios.

Pueden ser instalados en portales, puertas correderas, puertas domésticas e incluso ventanales.

¿Por qué instalar cierra puertas?

En tiendas y locales con una gran afluencia, los cierrapuertas ayudan a controlar las puertas y que no queden abiertas. De esta manera, evitaremos molestas entradas de insectos, corrientes o portazos innecesarios.

También ocurre que los cierrapuertas son de instalacion obligatoria según que casos. En los locales comerciales resulta obligatoria la incorporación de un cierrapuertas. Y en los sitios públicos también será así, para cumplir el reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios.

¿Qué tipo de cerrapuertas existen?

Existen distintos tipos de mecanismos cierrapuertas, según la capacidad de carga y el sistema de la puerta. Para que descubras cual es el que tú necesitas, a continuación puedes descubrir más sobre los distintos cierrapuertas de los que disponemos. 

  • Pernios: con un funcionamiento muy similar a los pernios normales, estos cierrapuertas se instalan en el marco y ejercen fuerza sobre la puerta abatible para obligarla a cerrarse. No reemplazan las bisagras, sino que se añaden como un elemento más. Además, se puede regular la fuerza y velocidad del cierre. Esto último es un elemento común a todos los cierrapuertas descritos a continuación.

  • Bisagras: los cierrapuertas de bisagras se instalan en lugar de las bisagras tradicionales y los hay de dos tipos: simples y dobles. Los de acción simple permiten la apertura y retorno tan solo en una dirección, mientras que la doble funciona en ambos sentidos para las puertas vaivén.

  • Muelle brazo: aptos para puertas abatibles ligeras poseen una instalación muy sencilla, ya que no es necesario rebajar ninguno de los elementos de la puerta. Sin embargo y como ya hemos mencionado, proporcionan un cierre automático y suave únicamente para aquellas puertas que no superen 40kg aproximadamente.

  • Retenedor: estos elementos no son cierrapuertas como tal, sino que actúan como un freno que evita que la puerta se golpee con el marco. Ralentizan el cierre en el último tramo y permiten el cierre de la puerta con un pequeño empujón, además pueden ser utilizados junto a los cierrapuertas de bisagra.

  • Cierrapuerta de suelo: se pueden instalar discretamente en el suelo, encastrados y son cierrapuertas de calidad, aptos para todo tipo de puertas. Además, disponen de una gran capacidad de carga y resistencia a la actividad constante, por lo que son perfectos para las zonas de mayor tránsito.

¿Ya sabes qué cierrapuertas necesitas? Si es así tienes nuestro catálogo a tu disposición, y de no haberte decidido disponemos de expertos en cierrapuertas que pueden ayudarte a elegir el que más se adecua a tus necesidades.